UCEL

16 Abril 2019 En Nuevas adquisiciones

El tema de la Teología de la Liberación recorre el mundo. Desde América Latina, su lugar de origen, el continente moreno y desgarrado por cientos de años de colonización en su más variadas versiones, hasta el Vaticano, cristianos y ateos, revolucionarios y retrógradas, se refieren al tema desde sus distintos puntos de vista.

Y no es para menos. Porque éste, el continente de la esperanza, como le llaman algunos, decidió dejar a un lado, hace ya varios años, esa definición de la fe cristiana que la coloca en un plano sobrenatural, fundamentalmente ajena a las contradicciones económicas, sociales y políticas y que, por tanto, le confiere un papel enajenante, modelador de actitudes conformistas, de expectación en un más allá promisorio, pero nada más.

Porque en el reino de la gloria eterna se estrella, cada vez con más fuerza, en un mundo donde la constante es la desigualdad de clases que da origen a la miseria, la explotación, en fin, a una situación generalizada donde la vivencia de una fe auténticamente cristiana, esencialmente evangélica, es imposible si no se superan estos gravísimos problemas.

A partir de la constatación de lo antes dicho, el CEPAE se lanza una vez más al ruedo, armado, en esta oportunidad, de una obra cuyo valor cristiano es incalculable.

U14575

Enlace OPAC

16 Abril 2019 En Nuevas adquisiciones

El "tumulto" ha sido siempre, en nuestra historia real, manifestación de la democracia popular criolla. Desde la mirada del intelectual académico, se la consideró, sin más, irracional, desestructurada, plebeya e imposible de percibir y sistematizar. La lógica del dominador, eclesiástico o civil, nunca pudo con ella.

A partir de 1945, el sujeto histórico del tumulto pasa a ser el "cabecita negra". Los nombres del desprecio marcan una secreta continuidad histórica censurada que en este libro toma la palabra: gauderías, tupamaros, vándalos, montoneros, gaucho, chusma, orillero, cabecitas negras, descamisados. La lista de la discriminación y la mentira es infinita.

Pero esos sujetos históricos, que en épocas de desprecio y desolación, son como un rezongo de tenaz resistencia, a veces toman la palabra. Su tumultuosa voz no pontifica desde la retórica como razón explicativa y meramente repetitiva, sino desde la creación "en acto", o sea, desde una poética. Eso es lo que vamos a disfrutar: la revolución como gran acto poético, como canto coral, como solidaridad, como amistad y alegría de ser. A esa otra lógica se refirió la Presidenta de los Argentinos ante los que se escandalizaban por los tumultos del pueblo en el sepelio de su marido y compañero: "Somos peronistas, siempre estamos en medio del tumulto. No vamos a cambiar justo ahora."

Por primera vez, se estudia la poética implícita en dos textos casi desconocidos. El discurso que Juan Domingo Perón catequiza a los obispos; y Juan Moreno, el gran poema gauchipolítico de la resistencia peronista escrito y publicado en Rosario en 1964. Su autor fue secuestrado y asesinado por la Triple A.

U14574

Enlace OPAC

16 Abril 2019 En Nuevas adquisiciones

Efectivamente, el Syllabus fue la rotunda proclamación de la tesis que yo sostenía, esto es, que el catolicismo y el liberalismo son incompatibles.

Ahora bien, aparentemente, el papa conoce mejor que nuestros políticos clericales la esencia del catolicismo. No se es católico a pesar del papa, y cuando, en una discusión reciente, los más calurosos defensores del papado comenzaron a declarar que rechazaban el Syllabus, los teólogos debieron sonreír. Para representarse los dogmas de la Iglesia, es necesario estudiar las decisiones de los papas y de los concilios a no atenerse a las cómodas interpretaciones de laicos que, no habiendo hecho teología, son mis veces herejes sin saberlo y en ocasiones no ignorándolo. El papa es buen juez en materia de la fe católica. El Syllabus, que sorprendió a tantas personas, no encierra nada nuevo: Pio VII, Pío VIII y Gregorio XVI habían hecho exactamente las mismas declaraciones. - Ernesto Renán.

U14573

Enlace OPAC

16 Abril 2019 En Nuevas adquisiciones

La religiosidad popular si bien sella la cultura de América Latina, no se ha expresado suficientemente en la organización de nuestras sociedades y estados. Por ello deja un espacio para que lo que S. S. Juan Pablo II ha vuelto a denominar "estructuras de pecado" (Homilía Zapopán 3 AAS LXXI p.230). Así la brecha entre ricos y pobres, la situación de amenaza que viven los más débiles, las injusticias, las postergaciones y sometimientos indignos que sufren, contradicen radicalmente los valores de dignidad personal y de hermandad solidaria. Valores éstos que el pueblo latinoamericano lleva en su corazón como imperativos recibidos del Evangelio. De ahí que la religiosidad del pueblo latinoamericano se convierta muchas veces en un clamor por una verdadera liberación. Esta es una exigencia aún no satisfecha. Por su parte el pueblo movido por esta religiosidad, crea o utiliza dentro de sí, en su convivencia más estrecha, algunos espacios para ejercer la fraternidad, por ejemplo: el barrio, la aldea, el sindicato, el deporte. Y entre tanto, no desespera, aguarda confiadamente y con astucia los momentos oportunos para avanzar en su liberación tan ansiada. - Conferencia del CELAM en Puebla, 1979, No. 452).

U14572

Enlace OPAC

Está aquí: Home Nuevas adquisiciones