UCEL

"Por la memoria, la verdad y la justicia"

22 Marzo 2019 En Noticias


Néstor Pérez: Madres de Plaza de Mayo (2009)

El próximo 24 de marzo se conmemorará una vez más aquel momento histórico que fuera unos de los quiebres fundamentales en la vida institucional y democrática del país, en el cual se efectuara el último Golpe de Estado cívico-militar que conociera la Argentina, con el doloroso saldo de asesinatos, desapariciones de personas, apropiaciones de niños y represaliados-exiliados que aún se condensa en la cifra estimativa/simbólica de los 30.000 desaparecidos, cifra que se ha convertido precisamente en una de las grandes banderas de la lucha democrática por los Derechos Humanos en la historia reciente argentina, junto con el famoso Nunca Más del informe de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP) presentado el 20 de septiembre de 1984.
Los 30.000 desaparecidos y el Nunca Más al Terrorismo de Estado, resumen así y en pocas palabras la importancia de recuperar nuestra memoria colectiva como país, pero también nos invitan a recorrer un nuevo camino de verdad, paz y justicia social trazado por los valores republicanos, democráticos y latinoamericanos que forjaran alguna vez nuestra historia nacional, valores que se encarnan hoy en la lucha por la justicia y en el entronque con el Evangelio, para construir una sociedad futura donde la libertad, la igualdad y la solidaridad no sean palabras vacías sino realidades concretas para la vida de todos/as.
El Día Nacional de la Memoria, por la Verdad y la Justicia, se constituye así también en instancia de rememoración y de esperanza activa, en la medida de que esta fecha también se encuentra entretejida con la historia de las iglesias de nuestro país, en las cuales una fuerte minoría fue signo de contradicción en la búsqueda de la verdad y en la ayuda a represaliados, familias de detenidos-desaparecidos y exiliados, concentrándose dicho esfuerzo en organizaciones ecuménicas como el Servicio de Paz y Justicia (SERPAJ), la Comisión de Apoyo al Refugiado (CAREF) y el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos (MEDH), junto con organismos de Derechos Humanos como la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), que tuviera su inicial reunión pública en la Primera Iglesia de la Iglesia Evangélica Metodista Argentina, en un lejano abril de 1976.
De esta manera, el próximo 24 de marzo puede y debe convocarnos una vez más, tanto a creyentes como a no creyentes, a transitar una existencia a la vez personal y comunitaria atravesada por el compromiso con la vida humana en todos sus órdenes, en la que el Nunca Más no solo esté referido a la negación definitiva de todo Terrorismo de Estado en Argentina y en América Latina, sino también, en la que dicha negación se transforme en una afirmación plena de nuestra solidaridad con los pobres y los excluidos de nuestro tiempo, para la construcción de un mundo nuevo tal como el Evangelio de Jesús nos convida desde sus inicios: “Bienaventurados ustedes los pobres, porque de ustedes es el reino de Dios” (Lucas 6.20) y “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados” (Mateo 5.6).
 
Oración: Dios de la vida y de la justicia, que te has revelado en lo más hondo de la historia para liberar a las víctimas de la injusticia y para mostrarnos el camino a recorrer en el seguimiento de tu Hijo, danos las fuerzas y la sabiduría mediante tu Espíritu, para construir un mundo más justo, solidario y humano a la luz de tu reino de vida, reconociendo que la última palabra no está dada por la muerte, sino por un futuro de vida plena en la que “Dios será todo en todos”. En el nombre de Jesús, a quien confesamos como el Cristo. Amén.

Luis G. Vásquez
Capellán – Pastoral Universitaria
UCEL
Visto 39 veces
Está aquí: Home Noticias "Por la memoria, la verdad y la justicia"