UCEL

Para realizar la justicia social en las diversas partes del mundo, en los distintos países, y en las relaciones entre ellos, son siempre necesarios nuevos movimientos de solidaridad de los hombres de trabajo y de solidaridad con los hombres del trabajo. Esta solidaridad debe estar siempre presente estar siempre presente allí donde lo requiere la degradación social del sujeto de trabajo, la explotación de los trabajadores, y las crecientes zonas de miseria e incluso de hambre. La Iglesia está vivamente comprometida en esta causa, porque la considera como su misión, su servicio, como verificación de su fidelidad a Cristo, para poder ser verdaderamente la "Iglesia de los Pobres".

U14437

Enlace OPAC

Aunque este libro contiene trabajos de los años 1961-61 a 1967, no tiene carácter, propiamente, de una simple compilación de artículos. Sino que su enfoque es rigurosamente temático. Teniendo en cuenta esta unidad temática, se han seleccionado únicamente los estudios que se relacionen expresamente con la "teología del mundo", a fin de presentarlos aquí de manera armónica.

Ahora bien, estas reflexiones acerca de la "teología del mundo" no se proponen ofrecer un tratado teológico uniforme acerca del "mundo". Sino que estudian la cuestión - una cuestión que se está planteando sin cesar y que hoy resulta insoslayable - acerca del punto de partida y de la orientación de la respuesta teológica de la fe: el punto "secular", el mundo como partida y meta de esa respuesta. Y, así, la dilucidación del tema "mundo" se estuvo convirtiendo sin cesar, para mí, en la cuestión acerca del principio de donde parte la respuesta teológica de la fe. Por tanto, la secuencia de los diversos estudios acerca del problema "mundo" o "Iglesia y mundo" (en la sucesión del I al III) testimonian, al mismo tiempo, el camino y el caminar que se ha seguido en el intento por definir hoy el comienzo de esta respuesta teológica de la fe.

U14436

Enlace OPAC

Huizinga se resistió a creer en esta guerra como un posible otoño de nuestra edad contemporánea. El gran filósofo de la historia terminó este libro lleno de esperanza meses antes de su muerte, cuando se asomaba a estos albores de la paz preguntándose sobre las posibilidades de restablecimiento de nuestra civilización. En el fondo, se niega a creer en Spengler; para el filósofo holandés no es posible la decadencia de occidente. No obstante, se plantea esta desoladora pregunta y, casi desesperadamente, intenta asirse al gigantesco fondo de la cultura europea. Las sombras del mañana se despejarán ahora, en estos albores de la paz precisamente. Este libro, en realidad, es una llamada desesperada a la cultura, más que a la civilización; un llamamiento insistente del espíritu del hombre y a la cultura que le han dado los siglos. Sólo de esta cultura, única herencia viva de la humanidad, puede surgir el remedio de tantos males y sufrimientos del hombre. Huizinga se plantea todas las posibilidades que en los actuales momentos puede imponerse la cultura, incluso al hombre mismo, única y exclusivamente para defender lo que subsiste de esta humanidad doliente y desesperada. El alba no ha iluminado aún las sombras; de la luz próxima depende de que el otoño posible se convierta en un nuevo hojecer del espíritu humano. "Pérdidas de cultura", "ganancias de cultura", he aquí los límites entre los que el hombre se debate en los actuales momentos y de dónde debe o no surgir el alba próxima.

U14434

Enlace OPAC

¿Existe un "mal argentino", una suerte de pecado original que justifique la obsesión analítica de tantos enjuiciadores de su propio país? La pregunta inicia las páginas de este ensayo de Víctor Massuh que, si a algo obedecen, es al a esperanza y al anhelo de seguir construyendo.

Víctor Massuh pasa revista a las muchas y contradictorias definiciones con que se pretende definir el supuesto "mal argentino": desierto versus población; catolicismo versos laicismo; Fuerzas Armadas versus partidos políticos; oligarquía versus inmigración... Dicotomías tajantes, diagnósticos globales que se entretrochan, se vuelven confusos, revelan que el "mal argentino" "no es un hecho histórico sino un estado de alma: es la falta de fe, el vacío del descreimiento".

Massuh parte en busca de un "modelo" argentino que sin diluirse en abstracciones mantenga saludable coherencia con la realidad y supere esas dicotomías tenaces: lo vernáculo opuesto a lo europeo, el caudillismo enfrentado al intelectualismo, las mayorías reñidas en las minorías. Tarea urgente: alcanzar la legitimidad que surge al "subordinar la voluntad a una norma ética, jurídica, constitucional". "Cuando un ser humano - concluye Víctor Massuh - descubre que su contradictor es una prolongación de sí mismo, que el único caudillaje auténtico es el que se ejerce sobre la propia voluntad y no sobre los otros, cuando además comprende que la libertad es conquista de sus manos y no una dádiva de los otros en ese preciso instante la democracia levanta su reino".

U14433

Enlace OPAC

Editamos con el título de "Meditaciones de la Pasión" el sermón de las siete palabras pronunciado en la Iglesia Bautista de Rio Piedras el Viernes Santo de 1945, radiodifundido bajo los auspicios de la Asociación de Iglesias Evangélicas de Puerto Rico, refundiéndolo, a la vez, con notas utilizadas en la Semana Santa del 1949 en la Iglesia del Nazareno de Santurce y en le Iglesia Metodista de Arecibo. Hecho las necesarias alternaciones para quebrar un poco la amplitud del período el tono homilético propio de la elocución sagrada pero conservamos aún algo del estilo hirsuto y del espíritu emotivo de esos días. Son líneas humildes; pero eso si, muy sentidas. A través de ellas aspiramos hacer oír el reto del Crucificado a un pueblo sufrido de una generación en crisis. Va dedicado a los corazones encendidos por preocupaciones espirituales, y de un modo especial, a los piadosos, sencillos y buenos hermanitos de las iglesias que me han acompañado tantas veces en meditaciones de esta suerte.

U14432

Enlace OPAC

Nuestra herencia de santidad es muy preciosa y sagrada. La doctrina wesleyana no es un énfasis teológico cuya mayor distinción es su diferencia del calvinismo y que "la gente de santidad" debería ser apartada de la corriente mayor de la cristiandad. La santidad es la doctrina central de toda la fe cristiana. Es completamente bíblica y lleva la estampa de aprobación de la Iglesia desde los tiempos remotos de la historia del cristianismo.

Es una doctrina muy "costosa", como lo son todos los más grandes principios de la fe evangélica. Nuestros grandes "Padres" cristianos, sensibles a las necesidades de la Iglesia, trabajaron con los problemas teológicos involucrados y las expresiones verbales más convincentes para el entendimiento. Aplicaron a la tarea, todo el celo, gracia e inteligencia santificados de que eran capaces. Grandes hombres y héroes dieron sus vidas por sus convicciones.

U14431

Enlace OPAC

El lenguaje total es la forma comunicación a la que nuestra metodología incorpora todos los medios de expresión utilizados por el hombre actual (lenguaje oral y escrito, lenguaje de las imágenes y lenguaje de los sonidos). Estructuralmente es muy posible que la expresión, acuñada por el Dr. Antonio Vallet en 1964, no responda plenamente a las disquisiciones de los lingüistas modernos, pero para nosotros los pedagógicos y los que estamos directamente conectados con los medios de comunicación social, la expresión es novedosa y diciente.

El lenguaje total como expresión eminentemente humana responde en su esencia y en su profundidad al lenguaje en el sentido más pleno de significado. En toda comunicación realmente humana es todo el ser en que se pone en "conexión" con el "otro" y no solamente nuestra razón. La comunicación en nuestra sociedad hipersensibilizada no puede reducirse al uso de los signos estereotipados, fríos, inertes y racionales de la imprenta. La electricidad al revolucionar, radical y absolutamente los medios tradicionales de comunicación ha dado origen a nuevas formas de culturización que la escuela ha de incorporar a sus sistemas pedagógicos.

U14430

Enlace OPAC

Para Anselm Grün, nuestros sueños son la lengua olvidada de Dios y los ángeles, sus mensajeros nocturnos. Los sueños nos describen la situación a nuestro alrededor y nos muestran las tareas que debemos enfrentar en el camino espiritual.

Para Guido Kreppold, el mensaje de los sueños es especialmente importante cuando nuestra vida está oscurecida, ya que nos muestra una visión de las cosas que excede el horizonte de la conciencia diaria. Por esto, el autor invita a ver los sueños como imágenes eficaces de la vida y a descubrir en ellos los gérmenes creadores de la esperanza.

Si bien estos reconocidos teóricos ofrecen dos enfoques distintos para abordar el tema de los sueños, ambos coinciden en que, si les prestamos atención y logramos descifrar su mensaje, discerniendo lo relevante de lo superfluo, podremos saber qué rumbo dar a nuestra vida.

U14428

Enlace OPAC

En esta obra se presenta la reflexión elocuente de la primera hornada de intelectuales orgánicos que ha producido el movimiento indígena ecuatoriano: Julián Guamán.

En este oportuno y necesario apoyo, Julián aborda sin prejuicios ideológicos ni camisas de fuerzas teóricas un segmento particular del movimiento indígena que ha sido, quizás como ningún otro, objeto del maltrato de la sociología crítica de izquierda - que o bien lo desconoció por considerarlo un fenómeno de escasa significación, o bien lo interpretó desde esquemas ajenos a la dialéctica -. La mayoría de esos esfuerzos vieron en el mundo evangélico indígena el papel tradicional de la religión como "opio para el pueblo", y atribuyeron a los misioneros el triste papel de agentes en una gran conspiración política concebida, organizada y financiada por agencias imperialistas.

Esas lecturas esquemáticas de una realidad inédita, fueron incapaces de explicar el indudable protagonismo de los indígenas evangélicos en el levantamiento cívico-militar de enero del 2000 y en la contienda electoral del 2001. ¿Qué elementos de la fe cristiana, acrisolados en la cultura indígena, influenciaron y motivaron que los indígenas evangélicos irrumpieran con el ímpetu en la arena política?

Si, como señala Octavio Paz, en los primeros siglos de la colonia los indígenas del continente, rotos los lazos con sus antiguas culturas y muertos sus dioses, encontraron un lugar en el mundo por la fe católica, en las postrimerías del siglo XX la fe evangélica - que les alfabetizó y les permitió reconocerse como hijos e hijas de Dios - les ofreció a muchos indígenas en Ecuador, y en otras regiones del continente, la oportunidad de buscar con otros la solución a sus males ancestrales. Esa oportunidad está abierta y el asumirla, con todos sus riesgos, es el desafío de la hora para los indígenas evangélicos del continente. Y en esta tarea histórica y profética será de mucho auxilio, sin dudas, este ensayo precursor.

U14429

Enlace OPAC

Está aquí: Home Noticias Elementos filtrados por fecha: Miércoles, 13 Febrero 2019